Si la primera impresión fuera confiable, ¡la contratación de personal sería simple!

En la vida cotidiana nos relacionamos con diferentes tipos de personas, e interactuamos con ellas en todo momento; donde compramos nuestro café por la mañana, en el supermercado, en la oficina del dentista, y los candidatos en sus procesos de reclutamiento.



Cuando vemos a alguien por primera vez, no importa el lugar donde sea, es casi imposible no crearse algún tipo de prejuicio acerca de esa persona, basado meramente en la primera impresión. ¡Esta es una característica de los seres humanos! Así que vemos a alguien bien vestido y pensamos que debe ser una persona culta. Observamos a un mendigo en la calle y pensamos que debe ser una persona sin educación. Estos son solo algunos ejemplos de cómo las apariencias dominan nuestra forma de ver y juzgar a las demás personas.


Es posible que, en una entrevista, usted se enamore absolutamente de un candidato por su excelente apariencia, y le considere el "sueño hecho realidad". O podría dar un paso atrás y pensar cómo deshacerse de una persona y terminar rápidamente la entrevista, porque no le causó mayor impresión.


Cuando hablamos de selección de personal, usualmente se tienen demasiados prejuicios con respecto a los candidatos: que es demasiado joven, demasiado viejo, que tiene demasiada experiencia, o muy poca experiencia, que se ve bien, que se ve mal, que tiene tatuajes o piercings, que sale demasiado, que nunca trabaja tarde (así que probablemente no esté motivado), y mil cosas mas. Los supuestos son infinitos. Algunos son atinados y correctos, otros no. No existe una fórmula real o ciencia para ello.


La razón principal por la que algunas de estas opiniones se incluyen en la evaluación del personal es porque la empresa ha tenido una mala experiencia en el pasado y se han tomado malas decisiones, y el individuo contratado en ese momento tenia casualmente, una de esas características, que ahora queremos evitar a toda costa. La verdadera razón por la cual no funcionó no fue por una de esas características, fue sencillamente porque no se tenían las herramientas necesarias para ver mas allá de la primera impresión.


Hay personas que parece que nunca trabajan, nunca están en la oficina, se pierden eventos importantes, pero cuando vemos sus resultados son absolutamente increíbles. También hay personas con tatuajes, piercings, mal vestidos, y que sin embargo realizan un trabajo absolutamente extraordinario. También existen personas que impresionaron a todo el mundo en una entrevista, su vestimenta era impecable, poseían muchos títulos importantes, de algunas de las mejores universidades del mundo, y, sin embargo, crearon resultados sumamente destructivos y aterradores para las empresas que los contrataron.


El 95% de las empresas toman la decisión de contratar a una persona en la entrevista de trabajo. Este es el momento menos adecuado para tomar una decisión, ya que, si el candidato es muy capaz de venderse, verse bien y causar una gran primera impresión, se le contratará, sin necesariamente ser el candidato que tenga los mejores resultados.

Usted necesita obtener herramientas y conocimientos que le permitan ver mas allá de la máscara social que le muestran los candidatos en una entrevista, si realmente desea crear un equipo de personas productivas, y dejar de ser engañado por los “candidatos profesionales”.

  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Twitter Social Icon

©2018 BY PERFORMIA ONLINE. PROUDLY CREATED WITH WIX.COM