¿Le afecta la baja responsabilidad de sus trabajadores?

Después de medirlo por muchos años, podría decirse que el tema de la responsabilidad, en su esencia más profunda, es un factor casi desconocido en las organizaciones, y su tendencia a la baja afecta directamente sus resultados.



Lo primero que se debe tener muy claro es que el concepto general de la palabra “responsabilidad” que maneja la mayoría de las personas, difiere mucho de lo que realmente significa esta palabra. Después de realizar muchísimas encuestas, podemos decir que para el empleado latinoamericano promedio la responsabilidad significa “hacer caso”. Más del 80% de los encuestados, a la pregunta ¿Qué significa la responsabilidad para usted?, contesta: “cumplir”. Esa respuesta es muy distante a lo que etimológicamente significa la palabra. Responsabilidad esta compuesta de 2 palabras: response + habilidad, lo que significa “la habilidad de responder”. Básicamente, significa, hacer algo al respecto para resolver situaciones o problemas específicos, de los cuales somos la causa. Por lo general las personas confunden la responsabilidad con la culpabilidad, y esto no es así, ya que sencillamente reconocerse como el culpable de un daño hecho y pedir disculpas, pero sin hacer nada al respecto, no seria ser responsable.


Somos la causa de todo lo que nos sucede

Es muy común hoy en día, encontrar personas que cuando tienen un problema, piensan que la causa está en el exterior (en los demás) y no en su interior (en ellas mismas). Cada uno es víctima de sus propias decisiones, y cada uno tiene ciertamente la solución para salir de sus problemas, si decide hacer algo al respecto. Si bien es cierto que existen situaciones ineludibles o imprevistas, también es cierto que todas las circunstancias pueden mejorar, tal es el caso de muchos artistas o empresarios que empezaron sus carreras con muchos obstáculos, y gracias a sus acciones y persistencia, lograron un éxito increíble.


Es muy frecuente, ver en las empresas a algunos trabajadores siempre dando excusas o justificaciones, por ejemplo, cuando no hacen su trabajo o no cumplen con sus metas. Por lo general dan muchas razones que en su mayoría se encuentran en agentes “externos”, así que realmente escuchar toda esa información es una pérdida de tiempo, porque no resuelve el problema. Si usted es jefe, en vez de preguntar ¿por qué sucedió?, pregunte: ¿qué vas a hacer al respecto para resolver la situación? Si usted desea rehabilitar la responsabilidad de su subordinado, haga que establezca un plan y lo ejecute, para manejar la situación.


Por lo general las personas se culpan por el problema que causaron, dan excusas, no hacen nada para resolverlo y finalmente se van de la empresa. Esto repercute en el resultado del departamento al que pertenece, ya que otros tienen que dejar de hacer sus funciones para hacerse cargo del trabajo que esa persona dejó de hacer, o hizo mal.


Responsabilidad versus resultados

Cuando una empresa cuenta con un personal altamente comprometido, que apoya a los demás miembros del equipo, y su atención está enfocada en el resultado que se espera de ellos, se puede ver un trabajo bien hecho y a tiempo.

Si, al contrario, tiene un equipo que a la hora de salir se va puntual, sin importar si tiene trabajo urgente o no, que no asume sus compromisos con seriedad, es decir, si le da igual si hace su trabajo bien o mal, o que simplemente ve a un compañero en aprietos y no hace nada para ayudarle… Entonces el resultado de ese trabajo se ve afectado negativamente, y generalmente afecta a todos los miembros del equipo.


¿Cómo mejorar la responsabilidad?

Lo primero que se necesita para mejorar la responsabilidad es que la persona tenga la voluntad y el deseo genuino de mejorar este rasgo. En segundo lugar, se debe recurrir al entrenamiento, ya que, a través del conocimiento, las personas pueden mejorar su conducta tanto a nivel personal como laboral. En Performia sabemos por observación que si se entrena a una persona para que entienda bien que ella misma es la causa y la consecuencia de todo lo que le sucede, gracias a sus decisiones y acciones, y que siempre puede lograr lo que se proponga, su actitud cambiará dramáticamente, ya que deja de ver a los demás como los culpables de sus problemas.


“Solo hay algo más caro que formar a las personas y que se marchen. No formar a los que se quedan”. Henry Ford.


Sin importar el cargo de una persona, el nivel académico, área de especialidad a la que se dedique o su edad, su responsabilidad siempre puede mejorar. Muchas empresas son exitosas porque tienen claro que la responsabilidad de sus empleados se puede rehabilitar y que la inversión en hacerlo siempre se retorna con creces.

  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Twitter Social Icon

©2018 BY PERFORMIA ONLINE. PROUDLY CREATED WITH WIX.COM